Bautizos - Parroquia San Joaquín de Flores

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Bautizos

Sacramentos
Bautizos


La preparación de los padres y del padrino o padrinos al Bautismo de su hijo o ahijado, es para que por la reflexión de los compromisos bautismales puedan darle al niño un buen ejemplo de vida cristiana y la deseada formación religiosa. La Catequesis Bautismal se realiza por única vez tanto para los padres como para los padrinos, teniendo vigencia para el resto de la vida.

En nuestra Parroquia se administra el Sacramento del Bautismo los segundos domingos de mes, iniciando con la Santa Misa a las 9:00am. En la medida de lo posible los padres deben traer a su hijo (a) vestido (a) de blanco y un pequeño cirio o vela.

Para inscribir a su hijo o ahijado a dicho sacramento deben presentar en la oficina parroquial -en horario de oficina- el comprobante de la catequesis bautismal de padres y padrinos, la constancia de nacimiento que da el Hospital y esta fórmula llena (Descargue BOLETA PARA BAUTIZOS 2018.pdf)

Si no son de la Parroquia de San Joaquín deben de traer un permiso del Párroco que les corresponda, Canon 862.
Les recordamos que los padrinos deben que ser católicos y casados por la Iglesia preferiblemente o estar solteros, no vivir en unión libre ni estar casados civil, preferiblemente estar confirmados, también pueden ser padrinos los divorciados que no se han unido a otra pareja.

De los padrinos en el Derecho Canónico de la Iglesia:
Canon 872.
En la medida de lo posible, a quien va a recibir el bautismo se le ha de dar un padrino, cuya función es asistir en su iniciación cristiana al adulto que se bautiza, y, juntamente con los padres, presentar al niño que va a recibir el bautismo y procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo.

Canon 873.
Téngase un solo padrino o una sola madrina, o uno y una.

Canon 874.
Para que alguien sea admitido como padrino, es necesario que:
a. Haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres o por quienes ocupan su lugar o, faltando éstos, por el párroco o ministro; y que tenga capacidad para esta misión e intención de desempeñarla.
b. Haya cumplido dieciséis años, a no ser que el Obispo diocesano establezca otra edad, o que, por justa causa, el párroco o el ministro consideren admisible una excepción.
c. Sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el Santísimo Sacramento de la Eucaristía y lleve, al mismo tiempo, una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir.
d. No esté afectado por una pena canónica, legítimamente impuesta o declarada.
e. No sea el padre o la madre de quien se ha de bautizar.
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal