Pastoral Litúrgica - Parroquia San Joaquín de Flores

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Pastoral Litúrgica

Pastoral
Objetivo
Promover los diferentes ministerios y servicios, a favor del elemento celebrativo de la vida parroquial, mediante la consolidación de la Comisión Parroquial Litúrgica y el Equipo de Animación Litúrgica en cada diaconía y su respectiva formación, en comunión con las otra áreas de Pastoral, para favorecer una participación plena, consiente y activa de los fieles en las diferentes celebraciones de cada uno de los niveles de la Iglesia y así lograr dar todos Gloria a Dios, buscando el bien de los hermanos y nuestra propia Santificación.

Conformación
1-  Los Acólitos:  monaguillos:
Es el grupo de niños, niñas y jóvenes ejemplares por su conducta, por su respeto al sacerdote y a la comunidad, por su piedad y por su amor a Jesús sacramentado. La formación de los acólitos es deber del sacerdote o de quien él designe de manera que llegando a conocer la Eucaristía, y sirviendo dignamente en la celebración litúrgica, vayan descubriendo y cultivando también su posible vocación sacerdotal, religiosa o de servicio en la Iglesia.

2-  Ministros extraordinarios de la Comunión:
Son los laicos que brindan un servicio destinado sobre todo a las personas que tienen algún grado de enfermedad, adultos mayores, impedidos que no pueden asistir a la celebración y a la asamblea litúrgica, cuando el número de fieles que deseen comulgar es muy numeroso; por lo que ha mantenido la función de un ministro que entregue la comunión. Son laicos que deben sobresalir en su comunidad cristiana por su vida ejemplar, por su fe y sus buenas costumbres pueden ser admitidos a prestar este servicio a sus hermanos en la fe.
 
3-  Lectores Parroquiales:  
Los Monitores:  son las personas que se encargan de introducir los diferentes momentos de la celebración litúrgica por medio de breves y oportunos comentarios, construye un oficio litúrgico que por su riqueza y alcance debe ser objeto de atención y de especial cuidado en la comunidad parroquial.
 
Lectores:  Deben ser personas idóneas, que se destaquen dentro de la comunidad por la autenticidad de su vida cristiana, sepan leer con fluidez y tengan buena vocalización. Además, deben ser personas con una formación espiritual, bíblica y litúrgica suficiente para comprender y proclamar la Palabra de Dios en forma clara, fluida y fiel. Corresponde al párroco cuidar de la formación de lectores a través del estudio, la lectura y la meditación de la Palabra de Dios; de su capacitación para la locución, y la proclamación solemne y digna de la Palabra en las celebraciones.
 
4-  Ministerios musicales, coros y animadores de canto:
Los que cumplen una función ministerial en el culto divino, con la doble finalidad de glorificar a Dios y fomentar la piedad de los fieles. En la celebración litúrgica los cantos y la música deben corresponder a cada parte de la celebración  y su contenido debe ajustarse a las normas litúrgicas establecidas (cantos católicos). Para ello se debe procurar que en las celebraciones litúrgicas solo se ejecuten cantos con letra que tengan coherencia y relación con los hechos salvíficos de la fe.

5-  Sacristanes:  
Es el encargado de guardar, cuidar y preparar los objetos necesarios en la liturgia. Se responsabiliza de la sacristía y del Templo. Además, tendría que tener un conocimiento litúrgico de las celebraciones y su estructura, tiempos litúrgicos y fiestas, uso de libros, etc.

6-  Equipo de Ornato:
Son las Personas encargadas de embellecer el Templo. No se trata de adornar, sino de saber adornar el templo en función de las diferentes celebraciones litúrgicas o de oración que se llevan en el mismo, deben de velar por la limpieza del lugar y la disposición del espacio. Deben trabajar en comunión con el sacristán y otras áreas.
 
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal